Consumer
Productos

Café

 

110 ml de café de filtro

 

Es un café largo que se prepara vertiendo agua hirviendo sobre el café molido en un filtro. Se puede preparar de forma manual o con una cafetera de filtro. Debido a que no se prepara a alta presión, no tiene una capa de espuma en la parte superior, pero su sabor es más asentado que el del espresso.

 

En Alemania, el café de filtro tradicional se sirve en tazas de 125 ml, mientras que una taza estadounidense de café tiene una capacidad aproximada de 250 ml (cerca de 9 onzas). La leche es opcional y, generalmente, se agrega tal cual, sin espuma. Además, se le puede agregar azúcar o edulcorante al gusto del consumidor; y son los brasileños los que disfrutan del café más dulce. La última tendencia es agregar mantequilla orgánica a su café de filtro; se supone que ayuda a la dieta y a los niveles de energía.

 

Recientemente, se está viviendo una especie de renacimiento del café de filtro y en Europa es cada vez más popular. A veces también se prepara frío o como “slow coffee”; este tipo de café tiene el mismo método de preparación, pero con un filtro mucho menos permeable, lo que se traduce en un café de filtro muy suave.

 

La cantidad de cafeína en el café de filtro depende de muchos factores: el tiempo de preparación, la temperatura del agua, la duración del asentamiento, el tipo de molido, el tiempo de tostado, la calidad y el tipo de grano. En promedio, se puede decir que el café de filtro contiene menos cafeína por mililitro que el espresso. Pero, dado que la taza promedio de café de filtro es mucho más grande, se consumen alrededor de 90 mg de cafeína por porción, en comparación con los 40 mg de una taza promedio de espresso. Por lo tanto, por taza, el café de filtro tiene más cafeína que el espresso.

 

Buscar máquinas para hacer café